0

Desde que Mario Parra empezó a competir, sus pasos adelante han sido firmes. Se incorporó al campeonato Copec RallyMobil™ este año, pero ya venía de obtener buenos resultados en carreras regionales de Biobío y Avosur (sin ir más lejos, hace pocos meses fue ganador general del Rally Chiloé Mágico con un Hyundai Coupé N3).

A nivel nacional, se inscribió con Matías Améstica en Rinconada-Los Andes sobre un poco común Škoda Fabia R2 preparado por un especialista inglés, de los que hay pocos en el mundo. El rendido producto checo le garantizó ser tercero allí. El penquista se ocupó luego de llevarlo lo más rápido posible para ser segundo en Casablanca 1, tercero en Quillón y cuarto en Osorno.

Sin embargo, después de la fecha en la Región de Los Lagos, lo mejor estaba todavía por venir. Parra adquirió un Peugeot 208 aspirado de 1.600 cc con prestaciones superiores, lo condujo por primera vez en Casablanca 2 e inmediatamente lo condujo a su primera victoria en este torneo dentro de esa clase.

Mario Parra reflexiona: “Siempre el automovilismo ha sido un sentimiento para mí. Desde que empecé en esto con un modesto Fiat 600 estándar en Miramar, disfruto de ir a las competencias con mi grupo de gente y amigos. Compartimos parte de la logística con Felipe Padilla y tenemos colaboradores en común. Creía que me podía acostumbrar pronto al nuevo vehículo porque otras veces me había pasado de conseguir eso, pero nunca tan rápido como a este 208. El fin de semana en Casablanca, no le pegué ni a una piedra, no pasamos ni por un susto y tampoco consumí neumáticos de más. Todo esto se dio andando incluso a un ritmo más fuerte que lo que me permitía el Fabia (que se quedó Daniel Quiñones, otro muy amigo de nosotros), que de todas formas era muy noble. Este Peugeot es más auto de carreras. En las transmisiones del evento se veía mucho polvo, pero el piso estaba sano. Ahora viene nuestra fecha de local. Estoy segundo en el campeonato que se adjudicó Nicolás Pérez y yo puedo pelear por el subcampeonato con José Quezada y Padilla. Para 2022, sería lindo pasar a un Rally4, pero aún es muy pronto para saber si podremos, pues eso ya es una cuestión de presupuesto. Agradezco a todos mis patrocinadores, a Matías por su gran labor a mi lado y al preparador Pablo Iribar. Estamos felices con este triunfo y ojalá vengan otros”.

Fotos: Luis Barra/Cristian Lagos