0

Sobre la competencia

El segundo Rally de Estonia con validez por el Campeonato del Mundo de la especialidad esta vez no ofrece un formato tan corto y de urgencia como el que hizo debutar a este país del este europeo en la categoría en septiembre del año pasado.

Muy por el contrario, esta competencia se dividirá no entres como la mayoría de las otras, sino en cuatro días de actividad. También habrá más pruebas clasificatorias que antes, exactamente 24, que cubren 324,16 kilómetros y 1.300 totales cubriendo los enlaces.

El jueves por la tarde se hará la largada en el parque de servicio ubicado en el Museo Nacional de Estonia, en el aeródromo de Raadi de las afueras de Tartu, precediendo a un superespecial de 1.640 metros.

El viernes, los participantes van al sur para recorrer ocho tramos, el sábado al norte para igual cantidad de sectores pero con distancias mayores (lo que convierte a la segunda etapa en la más larga, incluyendo Paipsääre, el parcial más extenso con casi 24 km) y el domingo termina el día con una jornada no tan reducida, de seis PE, de los cuales uno solo es igual a lo visto en 2020.

Un verano inusualmente largo y seco implica que la superficie estará cubierta de piedras que reducirán la adherencia para los primeros en largar.

Entre los equipos oficiales, se destacan los pilotos de siempre, solo que por el lado de Hyundai esta vez le toca ir en el tercer i20 a Craig Breen. En esta escuadra, todos apuntan a que el ídolo de la zona, Ott Tänak, repita la victoria. Hay otro privado en manos de Pierre-Louis Loubet y Teemu Suninen en M-Sport con otro World Rally Car junto a Gus Greensmith.

Kalle Rovanperä vive en Estonia y ya declaró que sale a cortar la mala racha que lo aqueja después de su podio en el Rally del Ártico en febrero, aprovechando su conocimiento del terreno, que reconoce como uno de sus preferidos.

Sébastien Ogier reúne 133 unidades, contra las 99 de Elfyn Evans 99 y 77 de Thierry Neuville 77. Entre las marcas, Toyota acumula 273, Hyundai 214 y Ford 109.

La australiana Molly Taylor, de 33 años, volverá a este torneo, en el que compitiera ocasionalmente entre las temporadas 2011 y 2016 con máquinas R2, R3 y N4, generalmente navegada por su coterráneo Sebastian Marshall, como en esta oportunidad. La actual líder del campeonato Extreme-E junto a Johan Kristoffersson (corren en el equipo de Nico Rosberg) conducirá un Ford Fiesta Rally3.

En la clase WRC2, el boliviano Marco Bulacia (con Marcelo Der Ohannesian) está con su Škoda Fabia a cinco puntos de su compañero en Toksport, Andreas Mikkelsen y a tres de Mads Østberg (Citroën). También se anotaron Adrien Fourmaux (Ford), Jari Huttunen (Hyundai), Nikolay Gryazin (Volkswagen), Sean Johnston (Citroën), Oliver Solberg (Hyundai) y Tom Kristensson (Ford).

El chileno Emilio Fernández y Rubén García vuelven a este país para ser de la partida en la división WRC3 al igual que el paraguayo Fabrizio Zaldívar (también sobre un Fabia de Toksport) en medio de una lista donde aparecen, además, los Škoda de Kajetan Kajetanowicz, Emil Lindholm, José María López, el bicampeón europeo Alexey Lukyanuk (en su primera aparición mundial desde 2017) y el local Egon Kaur entre los 49 inscritos.

La categoría Junior cuenta con la presencia del primero en los puntos, el letón Mārtiņš Sesks y sus escoltas Sami Pajari, Jon Armstrong, Lauri Joona, Raul Badiu y otros.

El lugar

Estonia es una república de la Unión Europea cuya independencia fue redeclarada en 1991 después de ser parte 51 años, como tantos otros territorios, de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Ya en 1561 era un elegante ducado en el este del continente. Viven allí algo menos de 1.300.000 habitantes en un lugar de mediano porte que limita con Letonia y Rusia. Tienen idioma propio, una lengua que se asemeja bastante al finés, tal como su etnia. Tallin, ciudad costera báltica, es su capital, pero la competencia se desarrolla con base en la segunda localidad más grande, Tartu, al sur del mapa, cerca del Lago Peipus, el quinto más grande de Europa.

Video: Estonia recibe al Campeonato del Mundo de Rally por segunda vez.