Sobre la competencia

La cuarta fecha del Campeonato del Mundo en Portugal marca este fin de semana la 55ª edición de una de sus pruebas más tradicionales (19 al 22 de mayo).

La misma se encuadra en el marco del 50º aniversario de la categoría y reunirá no solamente a sus dos pilotos con más títulos, sino también muchos de los campeones con vida para una celebración especial.

Desde enero en Montecarlo que Sébastien Loeb y Sébastien Ogier no se encontraban en los tramos cuando el ahora piloto de Ford M-Sport prevaleció sobre el resto. El nueve veces monarca de la disciplina partirá cuarto en la ruta y llega al superespecial del viernes con un solo día de pruebas antes de la carrera lusa y con menos experiencia en los sectores norteños alrededor de Matosinhos y Oporto, pues sus éxitos en el país datan de cuando todo se centraba más al sur en Faro.

Son cinco los Puma anotados del equipo más numeroso e la clase mayor, ya que al alsaciano lo acompañan Craig Breen, Adrien Fourmaux, Gus Greensmith y Pierre-Louis Loubet.

Por su parte, Ogier está cómodo en un lugar donde ha ganado cinco veces, incluyendo su primer triunfo absoluto hace 12 años y también ha gozado solamente de un día de ensayos.

Los otros Yaris GR Rally1 con para el líder de la serie, Kalle Rovanperä, Elfyn Evans y Takamoto Katsuta.

Rovanperä ha sido vencedor en dos de las tres pruebas llevadas a cabo hasta este momento en la nieve de Suecia y el asfalto de Croacia, mientras que en esta oportunidad se enfrenta al primer evento de la temporada íntegramente desarrollado sobre tierra.

En Hyundai, Daniel Sordo sustituye con un i20 N a Oliver Solberg junto a Thierry Neuville y Ott Tänak. Tanto el belga como el estonio subieron al podio croata. El español, en cambio, hace un buen rato que no compite a nivel mundial. Se ve favorecido por largar duodécimo y por reconocer que esta es una cita que le encanta.

Portugal es una auténtica meca en cuanto a máquinas Rally2 de su torneo nacional, que se complementarán con los numerosos inscritos extranjeros. Hay 49 de ellos, una cifra difícil de conseguir en otras partes. La presencia sudamericana está dada por cinco binomios. Emilio Fernández vuelve a este ámbito con un Škoda de Toksport junto a su antiguo navegante Axel Coronado, de España. Los bolivianos Marco y Bruno Bulacia serán sus compañeros. El paraguayo Fabrizio Zaldívar será de la partida con un Hyundai con apoyo oficial y el brasileño Paulo Nobre con un Fabia de Motorsport Italia.

Son 19 los Škoda, destacándose también los de Andreas Mikkelsen, Nikolay Gryazin, Kajetan Kajetanowicz, Chris Ingram, Armin Kremer y el mexicano Benito Guerra, que llevará a su lado a Sara Fernández, actual campeona europea de copilotos. De los 12 Hyundai sobresalen los de Teemu Suninen, Oliver Solberg y Josh McErlean. Los Citroën son siete, como los de Yohan Rossel, Eric Camilli, Jan Solans y Sean Johnston. También corren los Volkswahen de Eerik Pietarinen y Georg Linnamäe y los Ford de Erik Cais y Martin Prokop.

Los locales están bien representados por Armindo Araújo (Škoda), Miguel Correia (Škoda), Pedro Almeida (Škoda), Bruno Magalhaes (Hyundai), Ricardo Teodósio (Hyundai) y José Pedro Fontes (Citroën), entre otros.

WRC ha organizado un gran festejo en ocasión de las bodas de oros de la categoría. 30 coches clásicos originales desfilarán (algunos a plena velocidad y otros estarán solo para exhibición) por varias de las pruebas especiales previstas, más de uno conducido por su volante titular de la época.

El ex-entrenador de fútbol André Villas-Boas (Chelsea, Marsella, Oporto) conducirá un Citroën C3 WRC por ser un gran aficionado al deporte motor. Este ejemplar (chasis Nº21 que era de Esapekka Lappi) es uno de los más recientes de su propia colección de íconos, adquirido a fines de 2021 directamente a la fábrica.

Se podrán apreciar el Alpine A110 que se impuso en la primera competencia de la historia de esta especialidad (Montecarlo 1973) con Jean-Claude Andruet, monstruos del Grupo B como los Audi Quattro y Lancia 037 y Delta S4 y otras maravillas como Lancia Stratos, Ford Escort RS1800, Opel Ascona 400, Talbot Sunbeam, Renault 5 Turbo, Toyota Corolla, Lancia Delta HF, Subaru Impreza, Mitsubishi Lancer, Volkswagen Polo y Hyundai i20.

A su alrededor estarán Walter Röhrl, Ari Vatanen, Marcus Gronhölm, Massimo Biasion y Carlos Sainz.

Lo que hay que saber

En muchas ocasiones, Portugal han marcado el inicio de la temporada mundial sobre ripio, al igual que ahora.

La ciudad costera de Matoinhos alberga al parque de servicios. Tras la salida de mañana (jueves) por la noche en Coímbra (antigua capital), los participantes se enfrentan a 21 tramos que sumarán 338,34 kilómetros cronometrados (casi 1.523 totales) en el norte y centro del mapa para terminar en los famosos saltos de Fafe.

El recorrido se mantiene casi intacto con respecto al año anterior y también preserva tramos clásicos de toda la vida, como Arganil, Mortágua, Felgueiras y el paso por la pista de Rallycross de Lousada, siempre muy concurrido. Serán nueve especiales en la primera etapa, siete en la segunda y cinco en la tercera.

Los inscritos son 92.

El lugar

Portugal forma parte de la Península Ibérica con España. Tiene como fecha de formación nacional al 5 de octubre de 1143, pero el sitio ha sido flujo de distintas civilizaciones por más de 3.000 años.

Son 10.400.000 habitantes con idioma propio, el portugués. 83% de ellos son católicos. El país se divide en 18 distritos y posee dos territorios insulares en el Oceáno Atlántico, las islas de Madeira y Azores, de donde proviene el conocido futbolista Cristiano Ronaldo.

Es uno de los 27 estados de la Unión Europea. Su nombre proviene del antiguo vocablo Oporto que sucedió al latín “Portus-Galliae” o Puerto de Galia.

En general, el sitio goza de buen clima mediterráneo y sus principales recursos son el turismo, la pesca, los vinos y los olivares. Es un sitio con amplia tradición en el deporte motor y con uno de los campeonatos nacionales de Rally más fuertes del mundo.

AUSPICIADORES