0

Daniel Sordo aumentó la ventaja que le permite ser un líder más cómodo que ayer en el Rally de Italia-Cerdeña y se encamina a la que podría ser su segunda victoria consecutiva en la isla.

El español de Hyundai Motorsport terminó la segunda etapa allí con 27.4 segundos a su favor con respecto a Sébastien Ogier. El francés de Toyota Gazoo Racing volvió a mantener una frenética batalla por el segundo puesto con Thierry Neuville (Hyundai i20 Coupé WRC) y recuperó en el último tramo de la tarde la tercera posición que el belga le había quitado ayer.

Sordo solo se impuso en uno de estas seis pruebas especiales, pero fue su regularidad y buen promedio los que lo mantuvieron al tope del clasificador. El puntero sabe que la tercera etapa, por corta que sea, traerá aparejado el acecho de sus perseguidores, así que debe mantener la concentración al máximo.

Con el mejor de los Ford Fiesta, Teemu Suninen, segundo al final de la actividad del viernes, fue superado por el ritmo que traían Ogier y Neuville en su incesante pelea por el podio. El Yaris pasó al i20 temprano, luego se devolvieron gentilezas, y al final fue el séxtuple campeón quien quedó delante de su rival por un segundo y medio. En ese afán, el volante de Toyota se anotó cuatro tramos para él.

Su compañero Elfyn Evans perdió tiempo por la mañana con un enfoque demasiado cauteloso para no comprometer a sus neumáticos. Al revés, fue agresivo más tarde, que le hizo cometer algún que otro error.

Un problema en el diferencial que afectó el uso del freno de mano del Ford en las curvas cerradas demoró a Suninen, quien volvió a la carga después de la asistencia, donde le arreglaron ese elemento, para seguir controlando a Ott Tänak, quien lleva a su Hyundai a la sexta plaza.

En otro i 20 World Rally Car, Pierre-Louis Loubet fue séptimo a pesar de un pinchazo y un roce con un banco de tierra en el que dañó los aditamentos aerodinámicos de su coche.

Octavo general es el primer R5 y líder de la clase WRC 3, Jari Huttunen (Hyundai). El nórdico pasó al frente cuando el Škoda Fabia de Oliver Solberg atropelló una piedra una piedra en la PE12, que lo dejó desalineado. Más atrás, se ubicaron, también con Fabia Evo, Kajetan Kajetanowicz y Pontus Tidemand. El sueco es quien muestra el camino en WRC 2.

Gus Greensmith (Fiesta WRC) abandonó con la correa del alternador rota y Kalle Rovanperä le arrancó no una, sino las dos ruedas traseras a su Yaris contra unos árboles tras perder el control.

En su división, Tidemand fue cauteloso y no se adjudicó parcial alguno, pero incluso así amplió su diferencia por encima de otro auto de Toksport-WRT, el del noruego Eyvind Brynildsen. A su vez, éste es presionado por el i20 R5 de su coterráneo Ole-Christian Veiby, que llegó a apenas cuatro décimas y hubiera sido segundo de no ser por una goma pinchada.

Mads Østberg es cuarto y se viene recuperando en su Citroën C3 tras dominar todas las especiales. Menos suerte tuvo Adrien Fourmaux, quien se salió del camino en la segunda pasada por Monte Lerno cuando peleaba por la vanguardia con una máquina de M-Sport.

En WRC 3, Huttunen pasó al frente cerca del final del día. Kajetanowicz se hizo del mejor registro en dos parciales cronometrados y ambos están a 10.5s. Marco Bulacia y Marcelo Der Ohannesian protagonizaron la mayor remontada en lo que va de este evento al saltar de séptimos a terceros con el C3 de Tagai Racing Technology y un tramo en su haber.

Se escalonan luego el Hyundai de Umberto Scandola, el Citroën del estadounidense Sean Johnston tras un vuelco a baja velocidad del que salió airoso en poco tiempo y el chileno Alberto Heller sexto en su Ford, mejorando ni más ni menos que cuatro colocaciones en comparación a la jornada inicial. Heller podría haber avanzado más todavía, pero cortaron un flexible de freno, se rompió un disco y tuvieron que parar a reparar.

Reenganchados esta mañana, Emilio Fernández y Rubén García pudieron trepar a la décima posición en el Škoda Fabia Evo que le atiende Toksport y aspiran a subir más en los resultados durante la tercera etapa.

Yohan Rossel desertó a poco de largar con inconvenientes en la dirección de su C3 y Eric Camilli estrelló al suyo a pocos metros de ese sitio. El brasileño Ulysses Bertholdo sigue en competencia, si bien bajo la regla Superally.

Entre los Junior, sigue siendo primero Tom Kristensson, que ahora supera por casi nueve minutos a su nuevo escolta, el paraguayo Fabrizio Zaldívar.

El sudamericano era tercero ayer, pero se manejó con solidez y capitalizó los problemas de los demás, como la rotura de transmisión Sami Pajari. El letón Martins Sesks se encuentra tercero tras ganar cinco pruebas contrarreloj y hacer un gran negocio para el campeonato.

En la clase RC4, los argentinos Emanuel Biondi y Paulo Soria figuran séptimo y noveno con sendos Fiesta R2.

La actividad de mañana tiene su base en el noroeste sardo. Serán cuatro tramos, incluyendo dos pasos por la vistosa costa entre Sassari y Argentiera (6,89 km) que oficia de Power Stage antes de volver al parque cerrado en Alguer.