0

En su segunda temporada como piloto oficial Toyota Gazoo Racing a los mandos de un modelo World Rally Car, Kalle Rovanperä pasó hoy a la historia como el ganador más joven desde que existe el Campeonato el Mundo de Rally al haberse impuesto en Estonia, donde se corrió la séptima fecha del calendario.

El finlandés de 20 años, navegado Jonne Halttunen, modificó por 25 meses la estadística que señalaba con ese privilegio a su actual director de equipo, Jari-Matti Latvala, quien a los 22 años se había adjudicado el Rally de Suecia 2008 con un Ford Focus WRC, y por tres y medio a Henri Toivonen, primero en el RAC de 1980 con un Talbot Sunbeam Lotus a los 24 años.

Hijo de otro piloto de fábrica de la categoría, Harri (una victoria en Suecia 2001), Rovanperä -que está viviendo en este país- peleó desde el principio con Craig Breen (Hyundai i20), pero ayer amplió su diferencia y sobre el final reguló su ritmo con el Yaris par trepar a la rampa de llegada en Tartu con una ventaja de 59.9 segundos con relación al irlandés.

El nórdico cortó una racha de resultados magros que lo aquejaban desde la tercera fecha, ascendiendo súbitamente con esto a la cuarta posición en el certamen.

El lugar le sigue reportando a Breen buenas cosechas. El representante de Hyundai Motorsport terminó segundo al igual que en 2020, manteniéndose siempre en los tiempos de vanguardia y aguantando los embates en esta jornada de su compañero Thiery Neuville, que fue tercero y se le acercó a 12.5s.

El belga realmente podría haber puesto en peligro el puesto de escolta de Craig Breen, pero no lo hizo por una penalización de 10 segundos tras registrarse tarde en un control horario esta mañana debido a problemas técnicos en su auto.

Con un manejo meticuloso y abriendo la ruta, Sébastien Ogier manejó su Toyota con criterio, calculando la suma de puntos que lo ratifican como líder del torneo. Batalló casi siempre con Neuville, concluyendo cuarto a 11.6s segundos de su adversario.

Con otro Yaris, Elfyn Evans fue quinto en los bosques estonios, en esta edición más calurosa que antes al correrse en pleno verano. Ogier ahora le lleva al galés en 37 puntos en el campeonato, mientras que su escuadra amplió a 59 las unidades de ventaja entre los constructores, con Hyundai atrás.

Teemu Suninen quedó sexto con un Ford Fiesta, a pesar de un trompo en el último tramo (Power Stage). El finlandés precedió al i20 particular de Pierre-Louis Loubet.

Alexey Lukyanuk tripuló el mejor R5, un Škoda Fabia, finalizando octavo general pese a un vuelco cuando le faltaba poco para llegar a la meta. Por eso, el ruso casi fue sobrepasado por Andreas Mikkelsen. Completó el listado de los diez primeros Mads Østberg con Citroën C3.

Mikkelsen volvió al triunfo en la clase WRC2 con un Fabia de Toksport con el cual no soltó la punta desde el viernes a la tarde, cuando se retrasó su compatriota Østberg, que venía adelante. El volante de Tagai Racing Technology está a 11 puntos del vencedor.

Marco Bulacia anotó un tercer podio a su cuenta. De hecho, el boliviano amenazó a su predecesor, de quien quedó a solo 11.9s tras ganar tres parciales en gran actuación, con el argentino Marcelo Der Ohannesian de copiloto. Adrien Fourmaux les dio pelea con un Ford de M-Sport, pero una salida a último momento lo relegó a la cuarta plaza, seguido por Tom Kristensson (Ford) y el local Georg Linnamäe (Volkswagen).

Lukyanuk ganó el primer evento mundial de los pocos en los que ha tomado parte. El piloto de 40 años fue extremadamente rápido al principio de la competencia, fue imbatible en todos los parciales de viernes y sábado y hoy se encaminaba a una efectividad total cuando -fiel a su estilo vehemente- dio vuelta su Škoda en el Power Stage, al que le ocasionó daños frontales, con la suerte suficiente de que el golpe no alcanzara a aguarle la fiesta.

Lo escoltó el polaco Kajetan Kajetanowicz a 3m15.9s, con lo cual sigue al frente en los puntos. Mikko Heikkilä repitió un tercer lugar, dejando a sus espaldas al español José María López, al estonio Raul Jeets y al lituano Vladas Jurkevičius, todos con Fabia.

Para los sudamericanos Fabrizio Zaldívar y Emilio Fernández no hubo variantes, pues el paraguayo culminó séptimo y el chileno octavo, sumando ambos experiencia a sus campañas, siempre asistidos en sus Škoda Fabia Rally2 Evo por Toksport.

Después de dominar varios rallies sin fortuna, en la división Junior en esta oportunidad sí le tocó a Sami Pajari ocupar el escalón más alto del podio. Fue primero de principio a fin y se escapó hasta acabar con 24.1s de diferencia con relación a Jon Armstrong y 32.3s por encima de Mārtiņš Sesks, a quien le arrebató la punta del torneo por cuatro unidades.

Sesks tuvo inconvenientes con la dirección asistida, lo que el británico aprovechó para recuperar la segunda posición. El eslovaco Martin Koči venía muy bien hasta que se detuvo en la PE22 (de 24) por una supuesta rotura del eje de transmisión del Fiesta Rally4. Se escalonaron luego Lauri Joona, Raul Badiu, Will Creighton y Robert Virves.

Ott Tänak (Hyundai i20 WRC) concluyó 31º.

La disciplina volverá al asfalto con el Rally Ypres en Bélgica, del 13 al 15 de agosto.

Video: Estonia inscribió a Kalle Rovanperä como el vencedor más joven de la especialidad a los 20 años.