0

Aunque el año pasado abandonó por salida del camino a poco de largar, esta vez Kalle Rovanperä parece sentirse más a gusto con el pavimento del Rally de Croacia, del cual es líder absoluto al cabo de la primera etapa.

Junto Janne Ferm y a los mandos de un Toyota Corolla Rally1, el finés consiguió una ventaja considerable frente a los demás ya en el primer tramo de la competencia, donde quedó a más de un minuto del resto.

Luego, las colinas al oeste de la capital, Zagreb, mostraron un tiempo muy inestable y condiciones que pasaron de la lluvia al barro y la niebla, cosa que no pareció complicar demasiado a Rovanperä, quien con las horas siguió imbatible, adjudicándose seis de los ochos parciales de la jornada hasta llevarle 1m06.8s al Hyundai i20 de Thierry Neuville. Esta vez, el líder fue beneficiado por partir primero.

El belga se fue recuperando con ahínco de la rotura de la correa del alternador, que detuvo dos veces su motor. Con su navegante, Martijn Wydaeghe, empujó al auto 800 metros antes de llegar a la asistencia, perdiendo con todo esto no menos de cuatro minutos, sumados a 40s de penalización.  Neuville cayó a la cuarta plaza, pero fue muy rápido por la tarde y avanzó dos de esos puestos.

Por un instante, otro Hyundai oficial le dio pelea, el de Ott Tänak, posteriormente retrasado por un pinchazo en la penúltima prueba especial que lo dejó tercero a 1m23.3s de Kalle Rovanperä.

A pesar de pasarse en una curva y de esquivar por poco una boca de incendios, Craig Breen terminó cuarto con el mejor Ford Puma, seguido por Oliver Solberg en un Hyundai (hizo un trompo) y por Elfyn Evans en un Toyota. El sueco y el galés se ubican a solo diez segundos uno de otro. Evans pensó con dos neumáticos pinchados.

Más atrás, es escalonan Takamoto Katsuta (Toyota), Yohan Rossel (Citroën), Nikolay Gryazin (Škoda) y Eric Camilli (Citroën).

Gus Greensmith (Ford) pasó por varios infortunios, como un trompo y dos pinchazos. El GR Yaris de Esapekka Lappi se retiró al principio de la mañana después de chocar una roca. Adrien Fourmaux también quedó fuera de batalla por despiste, en tanto que el mal día de los Puma se completó tres gomas por el piso y ni una más de auxilio para Pierre-Louis Loubet en el curso de dos tramos seguidos.

Rossel manda con su C3 en WRC2, a una altura del orden de largada que sufría por el lodo y las piedras arrastradas por los coches más grandes. El francés atacó desde el comienzo y se fue distanciando de sus adversarios. Gryazin lo escolta con un Fabia de Toksport a 36.3s, con Camilli tercero a 59.2s.

Kajetan Kajetanowicz es cuarto, Emil Lindholm quinto y Chris Ingram sexto, todos con Škoda.

En WRC3, es otro piloto de Finlandia quien va primero. Sami Pajari, con Enni Mälkönen de copiloto, fue invicto en cuanto a tramos ganados con el Ford Fiesta Rally3. Ni más ni menos que 14m17.8s pudo sacarle al húngaro Zoltán László. El local Ivica Siladic se ubica tercero.

En la división Junior, con esos mismos vehículos, Robert Virves quedó al frente cuando Jon Armstrong debió detenerse en medio de una especial a cambiar una rueda. Para el británico, lo peor vino más tarde al golpear el frente de su unidad a falta de un tramo.

El estonio, a su vez, que había sido muy consistente y logrado la segunda posición en todos los sectores cronometrados, menos en uno, concluyó esta etapa con apenas 0.7s de diferencia con respecto a Pajari, que seguirá ejerciendo presión.

A 18.7s, el tercero es Lauri Joona, que está más de dos minutos y medio adelante del francés Jean-Baptiste Franceschi, quien precede al keniano McRae Kimathi y a Armstrong.

William Creighton dañó irremediablemente la parte trasera de su Fiesta en Stojdraga-Gornja Vas.

Mañana se recorrerán cuatro tramos por la mañana y por la tarde parte de ellos, más otros que van rumbo al Mar Adriático, para sumar 116,98 km de velocidad.