Kalle Rovanperä y Jonne Haltunen se afirman en la punta del Rally de Estonia con intenciones de adjudicarse un nuevo triunfo en el Campeonato del Mundo de la especialidad.

El finlandés de 21 años fue hoy el más rápido en siete tramos de manera consecutivo, demostrando que no se conformó con haber pasado a su compañero en Toyota Gazoo Racing, Elfyn Evans, al término de la primera etapa.

Los que ayer eran 11.7 segundos con respecto al galés, ahora se han convertido en 29,1 segundos. Así como Rovanperä ha sido prácticamente intocable en esta jornada intermedia de carrera, Evans se ha asentado en la segunda posición en una mañana de tiempo inestable, con raptos de lloviznas y sol.

Dos Hyundai oficiales se ubican tercero y cuarto, los de Ott Tänak y Thierry Neuville. El local quedó a 1m11.5s del Yaris que manda en la clasificación, mientras que el belga heredó ese lugar cuando Esapekka Lappi tuvo que parar a cambiar una rueda que se le rompió después de un salto del cual cayó bruscamente.

Neuville no se sintió presionado por el quinto, Takamoto Katsuta (Toyota), así que aprovechó para probar diferentes configuraciones en su i20 N esta tarde. El japonés pasó a Adrien Fourmaux, que de todos modos sigue siendo el mejor piloto de M-Sport Ford.

Lappi cayó a la séptima plaza, conteniendo a otro Puma híbrido, el de Pierre-Louis Loubet, quien -a su vez- superó al británico Gus Greensmith, otro de los participantes que se detuvo a cambiar un neumático.

Andreas Mikkelsen sigue entre los diez mejores generales con su Škoda Fabia, con el cual manda en WRC2 por encima del Hyundai i20 N de Teemu Suninen, quien le emparejó los tiempos varias veces al noruego.

Mikkelsen ganó cuatro parciales y solo perdió tiempo al destalonarse el neumático delantero derecho en la PE13, que llegó desinflado, pero no salido del todo. Suninen redujo de 12.1s a nada más 1,5s la diferencia entre ambos, a pesar de un trompo sobre el final.

El boliviano Marco Bulacia se mantiene tercero, pero alejado de Suninen, a más de 40s, y controlando que otro integrante de las filas de Toksport, Emil Lindholm, no se le acerque más de la cuenta. Jari Huttunen es quinto con un Ford Fiesta Rally2 y más atrás aparecen Kajetan Kajetanowicz (Škoda) y el chileno Emilio Fernández, séptimo al igual que ayer.

Fabrizio Zaldivar, de Paraguay, se encuentra undécimo, aunque fue uno de los ganadores de tramos, el primero que consigue a bordo de un Hyundai.

Sami Pajari también se ha escapado, en su caso dentro de las clases WRC3 y Junior. Aminoró su ritmo para asegurar el liderazgo y se salvó de que se le agravara un problema momentáneo con el diferencial del Fiesta Rally3, que anduvo sin freno de mano.

Pese a todo, Pajari le lleva 1m01.9s a Lauri Joona y 2m31.2s a William Creighton En tanto que el keniano Mcrae Kimathi figura cuarto, Roope Korhonen fue la revelación de la etapa al imponenrse en las nueve pruebas especiales que se disputaron. Viene retrasado desde el principio por haber sufrido la rotura de la dirección asistida.

En la categoría juvenil, Jon Armstrong escolta al nórdico a 31.1s, mientras que el estonio Robert Virves se coloca tercero a 44.7s. En su país, Virves pudo anotarse el tiempo más rápido en siete ocasiones, lo que le ha permitido recuperarse bastante.

La última etapa, mañana, será corta: 77,98 km de acción a través de tres caminos que se repiten hasta llegar a Kambja, que será el Wolf Power Stage antes de la llegada en Tartu.

AUSPICIADORES