Terminado el Shakedown, Martín Scuncio y José Luis Díaz emergieron como los más rápidos en el tramo de Quilmo, de 2,78 metros, que también se repetirá tres veces en carrera el domingo en el Rally de Ñuble-Chillán Viejo.

En un día soleado y frío, el dúo del equipo Point Cola Racing llevó al Škoda Fabia Rally2 Evo a establecer en su paso por allí (que en el caso de la Clasificación es única) 1m26.0s (a un promedio alto superior a los 116 km/h).

Jorge Martínez y Alberto Álvarez fueron segundos en otro Fabia, pero de CBTech, a una diferencia de 1.2s, en tanto que tras empatar el tercer lugar los hermanos Pedro y Alberto Heller, el mayor de ellos registró algunas centésimas menos en los cómputos y se quedó con ese lugar, navegado por Pablo Olmos en uno de los Citroën C3 del Joker Rally Team.

 

En la división RC4, los españoles Iván Fuertes y Víctor Ferrero impusieron el Peugeot 208 Rally4 que están usando por segunda vez. Marcaron 1m40.2s (a casi 100 km/h de promedio) y superaron por 1.0s al Citroën DS3 R3 de Tadeo Rosselot y Sebastián Olguín. Felipe Padilla y Sebastián Waeger (Peugeot 208 Rally4) se ubicaron terceros a 1.7s.

Mañana, la competencia se iniciará a las 8:58 con la primera etapa, de siete pruebas especiales.

 

AUSPICIADORES