El Rally de Quillón que fue cuarta fecha del campeonato Copec RallyMobil anotó ayer dos nuevos ganadores en su historia cuando las duplas conformadas por Martín Scuncio-José Luis Díaz y Mario Parra-Matías Améstica se adjudicaron sus respectivas categorías tras dos etapas de intenso desarrollo.

Para el argentino radicado en Concepción, este éxito fue especial, no solo porque significó su primer triunfo en Chile, sino que se dio a una carrera de haber estado cerca de haber conseguido lo mismo de no haber sido por un golpe en el tren trasero de su Škoda Fabia Rally2 Evo, que aquí funcionó de manera ejemplar.

Como durante todo el recorrido planteado el sábado y domingo, Scuncio fue el más rápido en la mayoría de los tramos y tuvo en Alberto Heller y Luis Allende a sus rivales más difíciles con el Citroën C3 del equipo Joker. Heller nunca le perdió pisada y entre ellos las diferencias variaron de los 4 a los 7 u 11 segundos, que acabaron siendo 13.0s.

El representante de la escuadra Point Cola Racing hizo los 13 tramos de alto promedio en la Región de Ñuble en 1h18m13.4s (a 101 km/h) y también se quedó con el Power Stage que cerró la programación en Huacamalá. Su escolta, entretanto subió al que fue su tercer podio consecutivo, sumando puntos que lo ratifican como uno de los principales animadores del torneo.

Durante la mañana de la segunda jornada de competencia, Jorge Martínez y Alberto Álvarez ascendieron a la tercera posición con un Fabia de CBTech. El ritmo que imprimieron desde temprano les valió apropiarse del primer puesto del día, con la recolección de los puntos que eso implica para el líder del certamen, especialmente al considerar que se ausentará de la próxima fecha al correr a nivel mundial en Grecia.

Martínez arribó a 42.4s de Martín Scuncio, superando en la puja por ese lugar a Pedro Heller y Pablo Olmos, que concluyeron a 56.9s en otro evento productivo para este binomio.

Nuevamente, las posiciones quinta y sexta fueron -respectivamente- para Germán Lyon con Sebastián Vera con un Citroën C3 y Joaquín Ruiz de Loyzaga con Javiera Román en el Škoda de Rudel. Mientras que Eduardo Kovacs y Fernando Mussano concluyeron séptimos en otro Fabia y con problemas de diferencial trasero que solo le permitieron recorrer los últimos kilómetros con tracción posterior.

Octavo general fue el primer auto de dos ruedas motrices, el Peugeot 208 Rally4 de Mario Parra. Junto a Matías Améstica, el volante de Concepción fue el mejor de clase RC4, consiguiendo una victoria nacional por primera vez desde su incorporación a la categoría a principios de 2021 y en su cuarta presentación con este coche.

Ayer por la tarde, lo había superado el Opel Corsa Rally4 de Luis Martínez y Juan Cruz Varela, quienes venían marcando el rumbo hasta que sufrieron una salida de camino en la PE11, antepenúltima, en un sector donde el piso delantero arrastró y se le salió un semieje.

Siendo el mejor de los R3 después del retiro del Renault Clio turbo de Sebastián Silva y Sebastián Arancibia, Tadeo Rosselot y Sebastián Olguín condujeron al segundo lugar a su Citroën DS3. El viñamarino salió al ataque del líder e hizo buenos tiempo, pero el penquista se defendió y su escolta finalizó a solo 2.2s.

El abandono del español de Inde Racing promovió al tercer escalón del podio a Patricio Muñoz y Miguel Recalt, quienes con esto sacan ventaja en el campeonato en materia de puntos capitalizados. En un terreno de curvas muy veloces y rectas a veces largas que no es el favorito de Muñoz, su resultado lo deja más que conforme.

Cuartos fueron José Tomás Fernández y Carlos Garrafa, reapareciendo con óptimos parciales sobre el Ford Fiesta R2 del equipo Susaron, con el que ganaron en esa subdivisión incluso a pesar de haber penado con problemas que le ocasionó un retén del turbocompresor.

José Quezada y Alan Bascur (Peugeot 208 Rally4) se repusieron de algunos inconvenientes y fueron quintos, por delante de Nicolás Pérez y Enrique Pérez (Peugeot 208 R2), Pablo Pérez y Marcelo Yáñez (llevándose a Osorno una segunda experiencia positiva en Copec RallyMobil), Diego Maldonado y Nicolás Alarcón (Opel Adam R2), Mauricio Leiva y Jaime Santana (Ford Fiesta R2) y Lucas Palma y Augusto Braun (Peugeot 208 R2). El chilote fue otra vez contundente, pero le resultó imposible recuperar el tiempo perdido en la Etapa 1 cuando se despistó. No obstante, Palma sigue al tope de su categoría.

Juan Pablo Rebolledo y Benjamín Riquelme (Ford Fiesta R2) no pudieron largar ayer y sus compañeros en Valtor, Julio Ibarra y Branca Raimann (Ford Fiesta R2) quedaron a la vera de la ruta en el Power Stage a pocos metros de la línea de sentencia.

Los mecánicos de Susaron trabajaron hasta altas horas de la noche y colocaron el motor llegaron con demora desde Europa en el Škoda Fabia de Emilio Fernández y Juan Manuel Sanhueza, quienes se integraron a los demás en calidad de invitados. Marcaron el mejor tiempo en la PE9, en la 10 golpearon el frente de la máquina y en lo sucesivo se mantuvieron entre los punteros, dejando asentado el impulsor para la próxima fecha, que se celebrará del 8 al 11 de septiembre en Los Ángeles (Región del Biobío) con tres etapas y competidores internacionales.

AUSPICIADORES