0

Más allá del tercer lugar absoluto obtenido por Luis Ignacio Rosselot y Marcelo Brizio en el Rally de Curicó 2018, el segundo mejor resultado que alguien ha conseguido con el Mitsubishi Mirage R5 desde su inserción en el automovilismo chileno sucedió en el Copec RallyMobil Rinconada-Los Andes.

Lo meritorio del caso es que al cuarto puesto general en la primera fecha puntuable de la temporada 2021 del producto de la marca de los tres diamantes lo gestaron Emilio Rosselot y Tomás Cañete apenas en su segunda carrera a bordo del mismo.

Cañete comentó: “En lugares como pistas al estilo de Laguna Carén, súperespeciales o el Shakedown, notamos más la diferencia de potencia con nuestros rivales, pero en Los Andes eso se fue achicando a medida que nos íbamos metiendo en los tramos. Dos de ellos eran en bajada, así que asumimos que era en esos sectores donde podíamos atacar más. Para ello, era preciso llegar a esos sitios con los neumáticos relativamente sanos. Emilio ya lleva sus buenos 14 años en la categoría, la mitad de ellos manejando tracción integral, por lo que no le costó tanto tiempo adaptarse. Por distintas cuestiones, no habíamos entrenado mucho en los días previos, así que me llamó la atención la facilidad con la que él volvió a tomar ritmo en un vehículo de cuatro ruedas motrices”.

Sobre la segunda parte del rally, dijo: “Después de una primera etapa positiva, llegamos bien parados a los últimos kilómetros, peleando por la cuarta posición con el Škoda Fabia Rally2 Evo de Eduardo Castro a solo cinco o seis décimas antes de largar el Power Stage. Cometimos un error allí, pero de todas formas terminamos convencidos de que habíamos cumplido con la misión igual o mejor de lo previsto. Ya desde 2020, veníamos haciendo kilómetros y algunos desarrollos sobre el Mirage. Eso, sumado al excelente trabajo de los mecánicos del equipo Rosselot, se combinaron para redondear un buen papel”.

Al terminar la premiación, el popular navegante fue blanco de sus colegas en el podio, quienes se confabularon para descargarle encima todas sus botellas de champagne: “Espero que no se les haga costumbre por que ya es la segunda vez. En la fecha que en 2019 fue pre-mundial en Concepción, que pudimos ganar en nuestra primera salida juntos con el Citroën DS3 R3, ocurrió lo mismo. A mí me empaparon, pero lo tomo como algo divertido porque viene de parte de los amigos de esta actividad deportiva. Se salvaron por poco mis padres, mi novia y mi perra”.