0

Nicolás Pérez había prometido que esta temporada volvería a incursionar a nivel nacional con su Peugeot 208 R2 y con Enrique Pérez de navegante. Además de sus habituales ganas de correr, el momento parecía propicio para rendirle tributo a su padre Marcelo, fallecido como consecuencia de la pandemia de coronavirus en enero pasado.

Así, el osornino no dudó en inscribirse para el Copec RallyMobil Rinconada-Los Andes, donde pronto demostró que su nivel conductivo se mantiene intacto, pese a que su anterior participación había sido en mayo de 2019 en ocasión del evento mundial en Chile, además de un par de fechas del certamen Avosur.

¿Qué balance te dejó la primera fecha del campeonato?

Estamos felices y conformes con lo que logramos. Era un regalo que quería ofrecerle a mi padre, así que estoy agradecido a mi equipo por lo bien que trabajó para que las cosas salieran conforme a lo esperado. Mi familia en algún momento me decía que todavía estábamos en duelo y que era una carrera lejos de nuestra zona. Sin embargo, mi argumento era que quería dar la cara por él, tratando de ganar mi clase, como efectivamente sucedió.

¿Cómo fue tu planteo de carrera?

Planificamos todo con Enrique, cómo repartir los neumáticos, dónde exigirnos más y dónde no tanto, etc. Por ejemplo, en el Shakedown prácticamente no aceleré ni al 70% porque no me sentí cómodo con el camino, asumiendo que luego subíamos y bajábamos la montaña. Aunque fuera el Power Stage, encontré partes rotas en las que no quería arriesgar más de lo normal. El tramo largo y los descensos sí me dieron más gusto y es allí donde conseguí mis mejores tiempos. Cometí un pequeño en el súperespecial, pero a pesar de todo fui tercero en RC4 y primero en la subdivisión R2, por lo cual cumplimos con la misión.

¿Te habías preparado bien?

Yo siempre soy bastante autocrítico y debería responder que no. De hecho, recién probé el Peugeot el jueves previo en Pyt’s Park, un ensayo que fue corto por rotura de radiador. Cuando largamos, vi que la máquina funcionaba muy bien y que mis mecánicos se desempeñaron de una forma increíble, así que me manejé confiado. Era una incertidumbre con la fusión de categorías ver qué resultaría en los relojes entre vehículos Rally4 turbo, R3 y R2 aspirados, pero me alivia saber que pudimos estar dentro de los parciales más competitivos.

¿Cómo sigue tu participación?

A menos de 48 horas de terminado el rally, me reuní con mis hermanos y el resto de mi familia y ya definimos que vamos a tomar parte del todas las fechas, aprovechando que este inicio tan positivo nos dejó muy motivados.