0

2021 le trajo a Mario Parra varias gratificaciones deportivas. El piloto penquista se incorporó a la escena nacional del automovilismo en el campeonato Copec RallyMobil, fue uno de los protagonistas más sólidos de la clase R2 con un inusual Škoda Fabia con esa preparación, para a última fecha en diciembre se pasó a un más potente Peugeot 208 y, con él, llegó el triunfo en Casablanca 2. Los puntos que sumó junto a Matías Améstica le alcanzaron para ser escolta del rápido y experimentado Nicolás Pérez.

El volante de Concepción también empezó 2022 con el pie derecho. El fin de semana pasada, se consagro campeón N3 de Avosur con un Hyundai Coupé en Los Muermos, además de haber confirmado durante los primeros días del año que a partir de ahora conducirá un moderno Peugeot 208 Rally4.

No será cualquier vehículo el que tripulará Parra, sino el que llevó a Patricio Muñoz a la obtención de la corona en el primer año en que estas máquinas ingresaron al país.

Mario Parra comentó: “En un principio, el plan de renovar medio mecánico para mi participación en Copec RallyMobil™ surgió cuando llegó a mis oídos que Muñoz quería una unidad 0km. para 2022 y que vendería al suyo a un precio razonable. Lo llamé y, efectivamente, era así. Conversamos y cerramos trato. Yo no he tocado el 208 Rally4 todavía porque estos días estuve concentrado en la definición del título Avosur en la división N3, que afortunadamente conseguimos. Eso no me preocupa porque sabemos que Patricio es una persona confiable y muy dedicada a sus autos. En teoría, el Peugeot debería llegar a mi taller no más allá de principios de febrero. A partir de ese momento, durante el verano seguramente programaremos algún entrenamiento o más de uno, si se pudiera. Mi amigo Daniel Quiñones se quedó con el Fabia R2. Queremos hacer pruebas en conjunto. He hablado con otros dueños de Rally4 y todos me dicen que me va a dar gusto conducirlo. A la versión aspirada que solo utilicé en Casablanca le tomé cariño en el acto porque se sintió como un verdadero auto de carreras. Me apena que quizás no me vuelva a subir a él porque sé fehacientemente que se encuentra en muy buen estado. Hasta se me ocurrió quedarme con esa máquina en la categoría, pero a la larga pensé que tenía que venderlo para pasar a este nuevo capítulo, que me parece un desafío más exigente aún. La clase Rally4 está creciendo a un ritmo muy fuerte y la cantidad de rivales importantes es para tener en cuenta. Estoy seguro de que nos va a costar meternos en los puestos de punta, pero su competitividad es lo que nos atrae. Ya estamos con ganas de correr con el Peugeot nuevo y con expectativas de que nos vaya bien, aunque sea progresando fecha a fecha”.