0

El Rally de Italia-Cerdeña terminó hoy con un segundo triunfo consecutivo en la isla mediterráneo para Daniel Sordo y Carlos Del Barrio a bordo de un Hyundai i20 Coupé World Rally Car, a la vez que los dos pilotos chilenos presentes en esta sexta fecha del Campeonato del Mundo, Alberto Heller y Emilio Fernández, terminaron en zona de puntos en la clase WRC 3.

El español aguantó los incesantes embates de su compañero de equipo Thierry Neuville para lograr la tercera victoria en su campaña a este nivel. En un final casi de infarto, Sordo fue capaz de aguantar la arremetida del belga, reponiéndose de algunos traspiés matinales que casi le costaron la carrera, como el golpe que le dio a la parte trasera de su auto, mediante el cual perdió la mitad de la diferencia que ayer había logrado sobre su escolta, que aprovechó ese incidente para presionarlo al máximo en los pocos kilómetros de recorrido que ofrecía este tercer día de acción en los polvorientos caminos sardos.

Pese al empeño de Neuvile, el volante cántabro se mantuvo frío y llegó al parque cerrado con una ventaja que, aunque exigua ventaja, le permitió festejar un nuevo halago mundial con un tiempo neto de 2h41m37.5s, apenas 5.1s más rápido que el otro i20. Al hombre de Hyundai Motorsport, este logro le llegó en su competencia en lo que va de 2020 y primera en prácticamente siete meses.

El tercer puesto quedó en manos del francés Sébastien Ogier con el mejor Toyota Yaris WRC, arribando a tan solo a un segundo de su predecesor, también en gran lucha. Entre ambos, intercambiaron posiciones varias veces a lo largo de esta prueba.

Regular y calculador, pero haciendo un gran negocio en función del campeonato, Elfyn Evans se ubicó cuarto con otro Yaris, afirmándose de esa forma en lo más alto de la tabla de puntuación. El galés contuvo a Teemu Suninen, quien se transformó el viernes en el primer líder del rally y dejó atrás algunos percances técnico en su Ford Fiesta para ser quinto.

Cerdeña representó otro fin de semana decepcionante para el actual monarca de la especialidad, Ott Tänak, cuyo Hyundai manifestó problemas de suspensión al principio. Solo en estos cuatro parciales cronometrados pudo adelantar algunas plazas hasta acabar sexto, siendo su mejor prestación el tiempo más rápido en el Power Stage.

Pierre-Louis Loubet (Hyundai i20 WRC) fue séptimo, delante del mejor R5 y dominador de la división WRC, Jari Huttunen. Con un i20, el finés precedió en la clasificación a los Škoda Fabia de Kajetan Kajetanowicz y Pontus Tidemand, el más efectivo de la serie WRC 2.

El sueco visitó la isla por primera vez, pero se sintió a gusto en todo momento y superó por 28.8s a Ole-Christian Veiby (Hyundai) y seguir siendo quien se encuentra adelante en el torneo. Eyvind Brynildsen (Škoda) quedó tercero y Mads Østberg (Citroën) cuarto en su 33º cumpleaños.

En WRC 3, Huttunen le sacó 1m21.2s a Kajetanowicz en el que fue su segundo triunfo de la temporada. Entretanto, el polaco hoy llegó a descontar tanta diferencia que se le puso a escasos 5.5s hasta que un pinchazo PE 15 (penúltima) volvió a demorarlo.

Marco Bulacia luchó contra las muchas gomas rota que hibo aquí también y se las ingenió para ir trepando sin cesar hasta finalizar en un muy redituable tercer lugar junto a Marcelo der Ohanessian en un C3 R5 que llegó a 46.3s del mejor y ya sin ser presionado por Umberto Scandola.

Por el lado de los chilenos, la cita italiana fue más feliz para Alberto Heller, quinto en buen trabajo, por encima del reenganchado Oliver Solberg. Sobre un Ford Fiesta Mk.2 de M-Sport, Heller, acompañado por Marc Martí, consiguió avanzar otro puesto en comparación a ayer.

Emilio Fernández (Škoda Fabia R5 Evo) y Rubén García cerraron su participación en Cerdeña en el décimo lugar, cosechando al menos una unidad tras los inconvenientes vividos el viernes. Con temple, esta mañana volvieron a poner las cuatro ruedas del vehículo checo sobre la tierra después de un vuelco que le provocó el desprendimiento de una rueda como consecuencia de la rotura de una llanta izquierda en instantes en que eran octavos.

Sean Jonhston hubiera alcanzado su mejor resultado de no haberse salido del camino con su C3 a poco de la meta. El brasileño Ulysses Bertholdo (Škoda) fue 19º en esa misma clase, la más concurrida de todas, en su debut fuera de Sudamérica.

Tom Kristensson fue imbatible entre los pilotos Junior y nunca paró de acumular ventaja (más de 11m), escapándose en este caso de un muy eficaz Fabrizio Zaldivar. El paraguayo navegado por el argentino Fernando Mussano obtuvo su mejor ubicación desde que compite en esta categoría. Luego se escalonaron Martins Sesks,  Enrico Oldrati, Sami Pajari y Marco Pollara.

En la clase RC4 que agrupa a coches R2, los argentinos Emiliano Biondi y Paulo Soria terminaron sexto y octavo, respectivamente, ambos con Ford Fiesta.

Elfyn Evans reúne 111 puntos, 14 más que los de Ogier y 24 más que Neuville. El 1-2 de Hyundai Motorsport promovió a la marca surcoreana a pasar a ser primera entre los constructores por siete unidades sobre Toyota Gazoo Racing.

La próxima fecha será el Rally de Bélgica, con sede en Ypres, entre el 20 y el 22 de noviembre.